¿Cómo cuidar un naranjo? Todo lo que debes saber

abr 5, 2019

Las naranjas son una de las frutas más preciadas en nuestros país. Su multitud de propiedades las convierten en un verdadero tesoro para la salud. Si quieres saber más sobre su plantación y cultivo en la Familia Revert te enseñamos todo lo que necesitas saber acerca de cómo cuidar un naranjo.

Clima para cultivar naranjos

Los naranjos prefieren los climas cálidos. Aquellos en los que no existe un gran cambio de temperatura entre estaciones. Para cuidar un naranjo es muy importante elegir muy bien el suelo, así como la climatología del lugar. Una ubicación donde se produzcan heladas hará que el naranjo muera.

El naranjo pide mucho sol y temperaturas agradables que le permitan producir flores y dar fruto. Por otro lado, escoge un suelo que drene bien. Los naranjos agradecen enormemente los riegos en profundidad. Por este motivo, es más adecuado plantarlo a principios de la primavera en un terreno arenoso o similar.

Consejos generales para cuidar un naranjo

Una vez plantado nuestro naranjo hay que cuidarlo adecuadamente para que dé sus frutos. Esto implica saber cuándo hay que regarlo. Si el naranjo está plantado en un terreno que recibe abundante lluvias bastará con regarlo solamente en las estaciones más secas. Por el contrario, tendrás que regarlo cada dos o tres semanas para evitar que se seque.

No obstante, durante el primer año de vida del naranjo es aconsejable regarlo cada semana pues sus raíces aún no han profundizado en el suelo. En el caso de que el naranjo se plante en una maceta hay que tener cuidado con el agua. Observa bien que la tierra esté húmeda, pero sin inundarla.

A continuación, prestaremos atención al abono. Los naranjos pueden abonarse una vez al año con sustancias orgánicas ricas en nitrógeno, fósforo y potasio. Si las hojas tienen un color amarillento con los nervios verdes esto es indicativo de que el naranjo necesita también sulfato de hierro. Si sus hojas son totalmente amarillas, entonces tendrás que abonarlo con sulfato de zinc.

Cómo podar un naranjo

Para cuidar un naranjo de manera óptima necesitamos aprender a podarlo correctamente. Los naranjos no necesitan una poda excesiva. Basta con podar las ramas viejas o aquellas que hayan sido dañadas por la climatología. Elimina las malas hierbas y opta por el acolchado para cubrir el suelo. Esta es una buena manera de proteger el terreno de los rayos solares y aumentar las propiedades orgánicas del suelo.

Tener un naranjo en el jardín es toda una explosión de olor y color. Disfruta de todas sus propiedades y protege tu salud con esta increíble fruta. Y si quieres naranjas recién recogidas solo tienes que llamarnos. Las Naranjas Revert cuentan con una amplia tradición agrícola de más de 35 años. Cultivamos nuestras propias naranjas y mandarinas para llevarlas directamente hasta tu casa. Un producto de calidad cultivado de manera tradicional y con abonos orgánicos en más de 9.000 árboles. Disfruta de su sabor único que seguro hará que repitas pedido. ¡Te encantarán!

Categories