¿Quieres hacer tu propia mermelada de mandarina?

mar 12, 2020

La mermelada es un producto de fácil preparación. Aunque no seas una persona muy ducha entre fogones, preparar mermelada de mandarina te será muy, muy sencillo. ¿Te atreverás a sorprender a tus más allegados?

Proporciones

Las proporciones serían unos 800 gr de mandarina y unos 600 gr de azúcar. La cantidad de azúcar puede variar en función de la acidez de las mandarinas y de si la persona que hace la mermelada la prefiere más o menos dulce. Estas cantidades serían para obtener unos 3 tarros de mermelada (200gr aprox/tarro).

Mermelada de mandarina: pasos a seguir

Antes de nada, debemos asegurarnos que tenemos tarros de cristal donde guardar la mermelada de mandarina una vez elaborada. Es importante que esterilicemos los tarros. ¿Cómo podemos hacerlo? ¡Nada más fácil! Basta con poner agua a hervir. Una vez ha llegado a su punto de ebullición, apagamos el fuego y sumergimos los tarros. Cinco minutos en el agua hervida bastan para esterilizarlos. Pasados estos minutos, los sacamos del agua y los dejamos boca abajo sobre un trapo de algodón limpio. Ahora que ya tenemos listos los tarros en que guardaremos nuestra deliciosa mermelada de mandarina, ¡vamos al lío!

Para empezar, nos haremos con mandarinas maduras. Las pelamos con cuidado, podemos quitarles incluso la película blanca que cubre los gajos. Si nos tomamos nuestro tiempo en pelarlas a conciencia, nuestra mermelada de mandarina tendrá una textura más suave y un sabor, incluso, más delicado.

Una vez las hemos pelado bien y hemos separado los gajos uno a uno, ya podemos meterlos todos en la batidora. Los trituramos bien trituraditos, y ya podemos pasar a la cocción.

¿Todo bien hasta el momento? ¡Perfecto! Ha llegado la hora de cocer y, así, dar un paso más hacia nuestra mermelada de mandarina casera. Ya podemos poner la mandarina triturada y el azúcar en un cazo. Lo coceremos todo aproximadamente durante unos treinta minutos. ¡Atención! Iremos cociendo a fuego lento e iremos removiendo la mezcla en el cazo continuamente. De esta manera, evitaremos que se queme.

Pasado este tiempo, ya podemos rellenar los tarros de cristal, cerrarlos bien e, incluso, adornar los tarros con un trocito de tela atado con una cinta. Es recomendable poner una etiqueta en el tarro con la fecha en que elaboramos la mermelada, ya que podemos conservarla congelada durante un año.

 

Usos de la mermelada de mandarina

Vale, ya hemos cocinado una mermelada de mandarina casera que está buenísima pero, ¿qué podemos hacer con ella? Porque la mermelada no es solo para el desayuno, ¡no! A continuación, vamos a descubrir cómo podemos consumir nuestra mermelada de mandarina recién hecha.

Podemos usarla en los postres, rellenando un bizcocho o incluso una magdalena. Podemos acompañar con nuestra mermelada de mandarina un plato de carne: le aportará mucha riqueza en sabores, dado el contraste. Por último, podemos servirla como aperitivo en reuniones de amigos o familia, acompañando un surtido de quesos, por ejemplo.

 

La mermelada de mandarina en la dieta

La mermelada es un producto que es muy saludable ya que, al ser casera, no contiene conservantes ni edulcorantes. Incluir mermelada casera en nuestra alimentación nos aporta los minerales y vitaminas necesarios para enfrentarnos a nuestro día a día con energía.

En Naranjas Revert cultivamos nuestras mandarinas con mimo y cariño. Te las enviamos a tu domicilio para que disfrutar de un rato elaborando una mermelada casera sea una oportunidad de hacer una actividad diferente con los tuyos y para los tuyos.

Categories