¿Te atreves con unas crepes de mandarina?

mar 26, 2020

Hacer crepes es una actividad sencilla que puedes hacer para sorprender y disfrutar de un desayuno diferente en familia. Y quien dice un desayuno, ¡dice otra comida! Puedes presentar las crepes de mandarina como postre o una merienda sana. Para elaborar las crepes de mandarina puedes contar con ayuda: es una actividad ideal, por su sencillez, para llevar a cabo con la ayuda de los más pequeños de la casa. ¿Te atreves? Vamos a explicarte una receta muy sencilla para que te puedas poner a ello. ¿Sacamos los delantales?

Con las manos en la masa

¡Ya ha llegado el momento de ponernos a preparar la masa de las crepes de mandarina! ¡A mancharnos las manos!

¡Atención! Para batir y mezclar los elementos para las crepes de mandarina, es importante que usemos un batidor de alambre, de los de toda la vida. ¿Por qué? Para empezar, la batidora manual te permitirá dejar la masa en el punto que tú prefieras, ya te tú llevas el ritmo. Por otro lado, si te ayudan los niños o niñas de la familia, les será más divertido.

¡Vamos al lío! Cogemos una fuente y batimos con alegría los huevos, mezclándolos con el azúcar y la leche. Al cabo de un rato de estar batiendo, iremos añadiendo poco a poco la harina. Una vez está toda la mezcla bien batida, la dejamos reposar durante una hora en la nevera. 

Mientras esperamos que transcurra esta hora, aprovecharemos el tiempo y dejaremos preparadas las mandarinas. Comenzaremos pelando las mandarinas. Una vez retiradas las pieles, procedemos a cortarlas en juliana. Las reservamos en un plato.

Por otra parte, cogemos una de las mandarinas y la reservamos entera, separando los gajos uno a uno. Estos gajos nos servirán como decoración sobre las crepes de mandarinas o, incluso, en el plato, colocándolas al lado. En otro platito, reservamos tres o cuatro de mandarinas cortadas a trocitos pequeñitos. Por último, exprimimos el resto de mandarinas y reservamos el zumo obtenido en un bol.

 

Crepes de mandarina: ideales en todo momento

Ahora, vamos a preparar el relleno de las crepes de mandarina. Metemos en una cacerola las pieles que hemos reservado, un poco de mantequilla, el zumo de mandarina que hemos exprimido y los trocitos de mandarina. Lo hervimos todo durante unos 10 minutos aproximadamente, y ya lo podemos retirar del fuego.

Una vez pasada la hora que debe reposar la mezcla en la nevera, ya la podemos sacar. Ponemos en una sartén un poco de mantequilla y la ponemos a fuego lento. Cuando la mantequilla se haya derretido, depositamos parte de la mezcla. La cocinamos por un lado hasta que quede doradita, y le damos la vuelta para dorarla por la otra cara.

A medida que vamos sacando las crepes de la sartén, las podemos ir poniendo sobre los platos de cada comensal y rellenarlas con el preparado que hemos hervido unos minutos antes. Tras poner la salsa de mandarina en el interior de cada una de las crepes, las doblamos y podemos usar los gajos de mandarina como decoración. Como hemos comentado antes, podemos poner los gajos de mandarina sobre la crepe. Pero también podemos ponerlos a su lado en el plato, para que no se calienten.

¡Buen provecho!

Categories