Cuidados durante el coronavirus: mascarilla exfoliante

abr 2, 2020

Vivimos unos días complicados. La llegada de la pandemia del coronavirus, o Covid-19, ha alterado nuestra manera de vivir. Nos vemos, en la mayoría, a vivir en confinación. Encerrados en casa, el aire fresco es menos habitual. Nuestro cuerpo se mueve menos, nuestra piel respira menos. En este post aprenderás cómo hacerte una mascarilla exfoliante de naranja. ¿Preparados?

 

Propiedades de una mascarilla de naranja

Aplicarte una mascarilla exfoliante de naranja te ayudará a que tu rostro recupere luminosidad. Gracias a ella, podrás renovar la capa superficial de la piel de tu rostro. Eso te será de utilidad en estos momentos complicados, en los que el aire y el sol no entran en contacto directamente con tu piel. Si te la aplicas una vez a la semana, tu piel conservará su frescor y elasticidad.

¿Por qué las naranjas te ayudan a hacer una mascarilla tan efectiva para tu piel? La razón es porque las cáscaras de naranjas son ricas en calcio. Y, ¿cuál es el principal efecto del calcio sobre tu piel? Pues, ni más ni menos, que el calcio renueva las células de tu piel.

 

¿Cómo puedes hacer una mascarilla exfoliante de naranja?

Puedes empezar preparando todos los ingredientes que vas a necesitar. Tienes que reunir sobre la encimera de tu cocina naranjas, aceite de oliva y sal marina. ¡Vamos a ello!

Lo primero que tienes que hacer es pelar con cuidado las naranjas, conservando las cortezas. Con la fruta pelada puedes hacer zumos o aprovecharlas para cocinar alguna de las otras recetas que te hemos ido preparando en el blog. Una vez tienes las cortezas en una taza, ya podemos continuar.

¡Esta mascarilla es muy fácil de tener lista! Solo tienes que triturar en la taza la corteza de naranja juntamente con una cucharadita de sal y otra cucharadita de aceite de oliva. Cuando hayas triturado la cáscara del todo, obtendrás una pasta espesa.

¡Ha llegado el momento! Procede a limpiarte cara y cuello con dedicación. Una vez limpia y seca, ya puedes ponerte a ello. Sin perder tiempo, para evitar perder las propiedades de la naranja, te puedes aplicar la pasta obtenida en cara y cuello. Una vez aplicada en su totalidad, ve masajeando con movimientos circulares la totalidad de la piel de cara y cuello. Puedes alargar el masaje unos 5 o 6 minutos. Pasado este tiempo, ¡te puedes relajar! Túmbate en la cama, o en el sofá, cierra los ojos y… deja que transcurran unos 20 minutos.

Durante estos 20 minutos, tu piel se relaja y recupera y, a la vez, tu cuerpo y tu mente pueden descansar a la vez. Olvida el estrés del coronavirus. Deja de lado el estrés generado por estar confinado en casa. Tan solo cierra los ojos y deja que tu mente vuele de un tema a otro, hasta poder dejarla en blanco. Puedes ponerte música de fondo. Pasado este tiempo, ya puedes coger una toalla: mójala en agua tibia y ve retirando la mascarilla de tu cara y cuello.

 

¡Lista! Tu piel ha recuperado frescor y luz, como si nunca se hubiese visto afectada por la falta de libertad del coronavirus.

Categories